Que productos no debemos mezclar a la hora de limpiar

Existe la creencia errónea y aventurada de que mezclando diferentes productos de limpieza obtendremos mejores resultados, como si de su combinación fuese a surgir la solución de limpieza definitiva. No solo es falso, sino que también puede suponer una auténtica amenaza para nuestra salud.

La falta de conocimiento nos puede llevar a usar incorrectamente una serie de químicos, capaces de producir daños materiales e incluso físicos en la persona que los está empleando.

¿Qué productos de limpieza no se pueden mezclar?

Productos químicos que puedes mezclar. (2018) Fuente: Www.Dgcs.Unam.Mx

Lejía y amoníaco

Dos de los productos más comunes y usados en nuestros hogares que, sin embargo, nunca deben combinarse. El simple contacto entre ellos provoca la formación de vapores tóxicos para nuestro sistema respiratorio, además de ser inflamable. 

En cualquier caso, desaconsejamos el uso doméstico del amoníaco ya que se trata de una sustancia mucho más peligrosa de lo que creemos y que causa graves accidentes, llegando a ser letales.

Lejía y agua fuerte

La mezcla de lejía y agua fuerte o salfumán es una de las más peligrosas que podemos llevar a cabo en nuestros hogares. Para comprender la magnitud de esto, basta con saber que en la Primera Guerra Mundial, esta combinación se llegó a emplear como arma química. El motivo principal es que da lugar a otro compuesto, el cloro, un gas que puede ser mortal, especialmente teniendo en cuenta las condiciones de escasa ventilación en las que solemos limpiar.

Lejía y vinagre

Todos conocemos las propiedades desinfectantes de estos dos productos. Asumimos que la lejía es corrosiva y tenemos cierta precaución a la hora de manipularla, pero cuando echamos mano de vinagre solemos advertirlo como algo inocuo y completamente seguro para nosotros, teniendo en cuenta que forma incluso parte de nuestra alimentación.

Lo cierto es que la mezcla vinagre y lejía también produce vapores, especialmente dañinos para nuestros ojos y que también afectan a la respiración.

Lejía y alcohol

Si se nos ocurre juntar el alcohol etílico que tenemos por casa para desinfectar con nuestra socorrida lejía, sin saber demasiado de química podremos llegar a producir cloroformo. Por si no nos suena, este compuesto químico produce irritación en ojos, nariz, garganta y además es altamente tóxico para nuestro sistema nervioso, hígado y riñones.

Vinagre y bicarbonato sódico

¿Quién podía pensar que la mezcla de estos dos productos, que incluso ingerimos, no es aconsejable? Pues lo cierto es que debemos ser precavidos a la hora de trabajar con ellos. Por una parte, usar bicarbonato de sodio y lejía combinados es realmente una pérdida de tiempo, ya que sus propiedades limpiadoras quedan anuladas entre sí. Por otra parte, si los almacenamos en un bote cerrado, éste puede llegar a estallar.

Grado de peligrosidad de los productos de limpieza

Aunque muchos usuarios lo desconocen, en el año 2017 se modifica el etiquetado de los productos químicos, siendo obligatorio su uso en todos los países de la UE.

Esto ha conllevado una serie de cambios entre los que destacan:

Las categorías de peligro, mucho más detalladas que en el anterior etiquetado.

Las indicaciones de peligro, que pasan a ser palabras de advertencia, que pueden ser únicamente “Peligro” o “Atención”.

Los pictogramas también cambian. Los antiguos tenían una forma cuadrada, con fondo naranja y borde negro. Además, se suprime uno y se añaden tres nuevos.  Los actuales son bastante diferentes, ahora su forma es un rombo o diamante, con fondo blanco y borde rojo. También han cambiado los textos de advertencia y los consejos.

Cambian las palabras de advertencia, las frases de indicación de peligro y los consejos de prudencia.

Las frases R de riesgo pasan a ser indicaciones de peligro H (de Hazard, peligro), agrupadas según peligros físicos, peligros para la salud humana y peligros para el medio ambiente. –

 Las frases S de seguridad pasan a consejos de prudencia P que se agrupan en generales, de prevención, de respuesta, de almacenamiento y de eliminación. En total existen más de 100 consejos de prudencia.

Para verlo de una forma visual y sencilla, compartimos con vosotros un recurso muy útil. Se trata de una infografía realizada por OCU donde podemos ver con claridad todos los signos incluidos en el nuevo etiquetado de seguridad, agrupados según el tipo de peligro que suponen.

En ecuador el instituto ecuatoriano de seguridad social elaboro la NORMA INEN 2288 para productos químicos industriales peligrosos, en estas se incluye el etiquetado de precaución utilizado en los productos de limpieza comercial. Aquí les compartimos el enlace.

Si te gusto este contenido, compártelo con amigos y familiares.

By: adminsolim
In: Limpieza
0
adminsolim

Leave a Comment

Todos los campos con * son obligatorios.

24/7 Emergencias – Llamar (+593) 98 427 6289

Abrir chat
1
Hola
¿Bienvenido a Solimplus?